inicio
Todas las zonas afectadas, incluyendo circuitos culturales y de naturaleza, reconocen trabajar a pérdidas con la actual formulación y exigen cambios para adaptar producto y cliente a las condiciones del mercado. Los hoteleros tienden su mano al Gobierno para negociar un acuerdo que permita mantener este programa sobre unas bases sólidas y sostenibles que garanticen un periodo amplio de funcionamiento.

La Confederación Española de Hoteles CEHAT compareció ayer  en rueda de prensa para explicar los motivos que han abocado a la impugnación de los pliegos del programa de Turismo social en la nueva formulación que publicó el IMSERSO a mediados del mes de abril.

El presidente de Cehat, Juan Molas, acompañado de los responsables de otras organizaciones de zonas tan esenciales como Benidorm, Costa Blanca y Comunidad Valenciana, Costa del Sol, Canarias, Cataluña y Salou, Murcia o Baleares   han resumido cuáles ha sido los motivos que han llevado a esta Confederación a plantear la impugnación administrativa de los pliegos del concurso y a solicitar como medida cautelar la suspensión inmediata de la licitación.

Juan Molas ha recodado que el trabajo de la CEHAT comenzó hace cuatro años y se intensificó en 2017 cuando la decisión que el Gobierno tenía encima de la mesa era convocar un nuevo concurso o por el contrario, proceder a una prórroga de las condiciones que regían los viajes del IMSERSO. A partir de ese momento, la Confederación inició una ronda de contactos con los responsables políticos en los que se alcanzó el acuerdo de pactar las dos anualidades de prórroga a cambio de que en la nueva formulación que tenía que redactarse y publicarse a finales de 2018 se introdujeran cambios sustanciales que incluyeran demandas históricas de los hoteleros, entre ellas, un escenario de aportaciones económicas que permitiera trabajar a precios de mercado sin generar pérdidas económicas.

El presidente de CEHAT ha recalcado que los hoteleros españoles están completamente convencidos de las bondades del programa en sus dos pilares fundamentales, el mantenimiento del empleo en las zonas turísticas y la mejora de las condiciones de la jubilación de casi un millón de españoles. Sin embargo, ha reconocido que el programa tiene un desfase entre el precio medio al que trabaja la hotelería española (58€ dato INE RevPar 2018) y el precio al que se opera en este programa que si descontamos los costes de manutención podría situarse en un RevPar de 24€ de media. Con estos datos económicos, puede acusar de ‘especulación’ o de ‘avaricia’ la posición de los hoteleros en este asunto.

 Las peticiones hoteleras se resumen en los siguientes aspectos:

  • Empresas ejecutoras solventes y con garantías.
  • Posibilidad de trasvasar fondos y plazas entre lotes para garantizar el cumplimiento al 100% de las plazas disponibles, siempre que exista falta de demanda en algún lote.
  • Ajustar las plazas en Baleares, Canarias, Murcia y Cataluña en función del histórico de ventas y asignar sobrantes a zonas con mayor demanda.
  • Establecer un progresivo crecimiento hasta volver a alcanzar las cifras de 1millón de plazas – 1,2 millones como objetivo óptimo.
  • Para asegurar el derecho a viajar a los mayores con pensiones más bajas, mantener la temporada baja a precios más económicos y con mayor subvención. Ahora paga lo mismo el que viaja en enero que el que lo hace en abril, mayo u octubre.
  • Si se incrementan las plazas de turismo interior y circuitos culturales que no sea a costa de recortar plazas en zonas vacacionales.
  • Eliminar la prioridad y valoración de la participación de los hoteles de 4 estrellas.
  • Garantizar que aquellos hoteles que han venido trabajando en el programa tienen un derecho prioritario para seguir haciéndolo.
  • Para el nuevo pliego 2019-2020 se debería contemplar un escenario que permitiera una mejora de la retribución hotelera de forma que no se continúen generando pérdidas a los establecimientos participantes. Bien con cargo al Estado, bien con cargo al usuario.
  • El Estado debe velar por la garantía del empleo y los salarios vinculados, y debe proveer ingresos suficientes para el ratio 1 trabajador cada 7,5 clientes.
  • El Estado debe velar por la calidad del producto ofrecido a este colectivo y posibilitar una mejora acorde con la evolución de la planta hotelera.
  • Ampliación de los suplementos por cenas especiales de Nochebuena, Navidad, Nochevieja y Año Nuevo. (Esto es lo único que han recogido en el nuevo pliego de nuestras peticiones). Se retribuye a 20€ por servicio.
  • Fechas de aplicación del programa: Periodo ordinario: de 15 de octubre a 30 de abril.
  • Temporada baja (precios económicos): 1 diciembre a 10 de febrero
  • Excepciones: Se podrá alargar al mes de mayo en Canarias y otras zonas cuando queden plazas libres por comercializar.
  • Cláusula de garantía del tipo de IVA si hubiera una modificación al alza.
  • Otros aspectos menores:
    • Facturación a 5€ por servicios extraordinarios de manutención.
    • Supresión del servicio de PICNICS
    • Reducción de dobles uso individual porque rebajan los ingresos hoteleros o equiparación al precio de doble.
    • Modernización y actualización de los sistemas de ‘release’ y formas de pago para evitar overbookings.
    • Prohibición de pactos adicionales de descuentos que supongan una rebaja en los precios finales.

En verano de 2018 cambia el Gobierno de España y se produce el relevo de los responsables del IMSERSO. La CEHAT reacciona inmediatamente y pocos días después de que la mallorquina Carmen Orte hubiera sido nombrada Directora general, se tenía el primer encuentro para consolidar estas peticiones en los nuevos pliegos que ya se estaban redactando.    Pero la sensibilidad de los nuevos responsables ya no era la misma…
Tras un retraso sin justificar ya que los pliegos fueron firmados el día 29 de octubre y, sin embargo, su publicación no se produjo hasta mediados del mes de abril, el resultado final no recoge casi ninguna de las peticiones hoteleras, y el diseño económico del programa ata de pies y manos al sector para cuatro años de precios que, en el mejor de lo casos, sería el mismo que en la última anualidad: entre 22 y 22,50€ con IVA incluido por persona, con pensión completa y agua/vino en las comidas, así como otros servicios adicionales que ahondan todavía más la ruina para el sector.
 
Los empresarios hoteleros lo tienen muy claro: la columna que sostiene el programa son los hoteles y el empleo turístico que genera. Son los hoteles los que hacen rentable el programa para el Estado al recuperar 1,5€ por cada euro invertido. Y son los hoteles los que vienen subvencionando el programa por las pérdidas históricas que genera en las cuentas de explotación.
Sobre aquellos que opinan que la participación en el programa es voluntaria, los empresarios hoteleros afectados también lo tienen claro: el mantenimiento de plantillas con trabajo estable es un valor que pesa mucho en un sector que sufre una amplia estacionalidad.
 
Todo ello, sumado a graves defectos de carácter técnico y económico en los Pliegos publicados, es lo que ha motivado la impugnación y la solicitud de suspensión de la licitación prevista para el mes de junio.

Motivos para el recurso:
Básicamente el escenario que plantean los nuevos pliegos es contrario a nuestros intereses:

  • Porque rebaja las aportaciones económicas de los usuarios.
  • Porque elimina la temporada baja
  • Porque el escenario para la prórroga de la 3º y 4º temporada no prevé ningún tipo de incremento de ninguna de las aportaciones.
  • Ausencia de un estudio de costes directos e indirectos de cada uno de los servicios que forman parte del contrato. Un estudio real de costes hoteleros demostraría la inviabilidad económica de este programa, y que estamos ante una operación que obliga a las empresas participantes a trabajar a pérdidas.
  • Se incluyen nuevos servicios que deben prestar los hoteles, como animación, asistencia médica, nevera, etc... Sin que se haya valorado su coste y su repercusión.
  • Los pliegos no se pronuncian ni tienen en cuenta los convenios colectivos laborales de hostelería aplicables: Baleares, Canarias, Alicante, Málaga con convenios con las más altas retribuciones del sector.
  • Sin embargo sí que exige al sector hotelero (y sólo a los hoteles) el ratio de empleo: se debe garantizar un trabajador por cada 7,5 clientes de Imserso.
  • Los pliegos contemplan y premian requisitos excesivamente gravosos para las empresas del sector:
    • La oferta de habitaciones de uso individual
    • La exclusión automática de hoteles de 2 estrellas.
    • Imposición de un modelo de contrato que obliga a los hoteles a mantener el cupo sine díe.
    • Rescisión unilateral por ‘quejas’ sin opción de defensa o contradicción.
    • Valorar de forma excesiva la oferta hotelera de 4 estrellas sin ningún tipo de base o justificación.
    • 22% de la puntuación
    • Puede dejar fuera a hoteles de 3 estrellas que además hicieron un esfuerzo por subir de 2 a 3 hace cuatro años para poder mantenerse en el programa.
    • Dificultad de los adjudicatarios en conseguir alojamientos dispuestos a trabajar en las actuales condiciones económicas.

 Los hoteleros no sólo no cierran las puertas, sino que tienden todos los puentes al Gobierno recién salido de las urnas para negociar los cambios necesarios en la estructura del programa que garanticen la sostenibilidad del mismo para todos los actores, incluidos los hoteleros. 

| Normas de uso | Política de privacidad | Contacte |